Desarrollo de proyectos innovadores



Después de 40 años de existencia, el ILCE contaba con un entorno favorable para el desarrollo de nuevos proyectos con tecnología. La Dirección General pasaba a manos del Lic. Guillermo Kelley Salinas (1996). El 30 de julio de 1996, la SEP, a través de la Dirección General de Materiales y Métodos Educativos, y el ILCE, firmaron un convenio de colaboración que daba lugar al Programa de Educación a Distancia (PROED), inscrito dentro del Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000 (SEP, 2000; (ILCE, 1996 b); Kelley, 2000). Para dar respuesta a ello, el ILCE se dio a la tarea de desarrollar programas y modelos innovadores para la incorporación de las nuevas tecnologías en la educación.

En entonces el gobierno de México firmó dos acuerdos con Canadá: uno para la Cooperación en el campo de las tecnologías en la educación a distancia, y otro sobre el Desarrollo paralelo de redes educativas, y se le solicitó al ILCE su ejecución, iniciando el trabajo con un programa de reuniones entre el Ministerio de Industria en Ottawa y con la Open Learning Agency (OLA) de Vancouver, con esta última institución se firmó un acuerdo para un proyecto piloto: Desarrollo de un modelo de educación a distancia en educación básica y en capacitación de maestros. El modelo a distancia aplicaría en la educación secundaria en edad escolar y para adultos. Paralelamente, en colaboración con personal de la Unidad de Telesecundaria (UTS) se desarrolló un proyecto de investigación a fin actualizar el modelo pedagógico de dicho programa.

De esta forma, en enero de 1997, surge el proyecto Red Escolar para la educación secundaria, como parte del PROED, sustentado en el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas como Internet y el correo electrónico; el punto de partida para el aprendizaje radicaba en que el alumno debía estar motivado de manera específica para acercarse a los medios.

A diferencia de la enseñanza tradicional y fragmentada, Red Escolar buscó un modelo de enseñanza donde convergieran diversas materias o asignaturas en un todo, esto es, “partir de fenómenos o problemas reales y mediante la colaboración interactiva, permitiendo una educación más integral y abrir nuevas oportunidades a los alumnos y maestros para aprender y enseñar” (SEP, 1999, p. 623).

Con el fin de atender a un número significativo de planteles escolares, se buscaba obtener el aprovechamiento óptimo con pocas computadoras. A través de Red Escolar se buscó proporcionar una cantidad considerable de información actualizada y organizada que resultara útil a los docentes, teniendo en consideración sus habilidades pedagógicas y conocimientos en el manejo de la computadora.

Para su diseño se recibió asesoría del Ministerio de Industria y de la Open Learning Agency de Columbia Británica, ambas instituciones canadienses con amplia experiencia en la materia (ILCE, 1996). Esta iniciativa operaría a través de las Aulas de Medios que se instalaban en los planteles escolares, el modelo de operación era por pareja de estudiantes en cada computadora, durante un mínimo de tres horas a la semana.

Fueron equipadas con televisión, videocasetera, decodificador y antena para la recepción de la señal satelital y, por supuesto, con computadoras e impresoras con los software necesarios para hacer uso de Internet y del correo electrónico. Además, se ofrecía capacitación a los docentes para el uso de los equipos y los estados de la República Mexicana se hacían responsables del mantenimiento de los mismos.

Se implementó una fase piloto con el propósito de identificar las condiciones que permitieran a largo plazo la interconexión de todas las escuelas del país y la comunicación con las de Latinoamérica a través de Internet. Se creó con la finalidad de contribuir sustancialmente al mejoramiento educativo, elevar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje así como enriquecer la disponibilidad de contenidos a través de los recursos de la informática.

En la Ciudad de México fueron equipadas diez escuelas primarias, diez secundarias y un Centro de maestros. Al ser fundamental para Red Escolar que el maestro estuviera plenamente sensibilizado y capacitado para poder llevar a cabo los distintos proyectos pedagógicos de la Red Escolar, en 1999 el ILCE impartió cursos presenciales a profesores a través de convenios con universidades estatales, entre los que destacan “Introducción a la computación” e “Introducción al programa de Red Escolar” en los que participaron 1262 profesores (Zedillo, 1999).

Para fortalecer las acciones y logros del programa, en ese mismo año, el ILCE realizó un estudio de investigación denominado Evaluación y Seguimiento de la Red de Informática Educativa, Red Escolar, que buscaba identificar las condiciones físicas del equipo, la dinámica de operación y los factores que pudieran optimizar la prestación del servicio, así como conocer el perfil de los usuarios, su nivel de conocimiento, percepción, valoración de la Red y explorar sus expectativas frente a este medio.

A raíz de este estudio se detectó que el programa había alcanzado las metas planeadas y que además tenía un buen impacto, ya que generaba otros procesos muy interesantes al interior de las comunidades escolares como la adquisición de equipo adicional por parte de los padres de familia. La mayor parte de los participantes valoró positivamente al programa pues lo veían como un excelente apoyo para su labor educativa, no obstante indicaron que requerían un mayor número de equipos y ampliar las oportunidades de capacitación a fin de alcanzar un mejor aprovechamiento de estas herramientas.

En 1997-98, dentro del marco del PROED, se llevó a cabo el proyecto de investigación Relación entre Tecnología y Cultura, que buscaba documentar y analizar el espectro de competencias tecnológicas de los docentes, los factores que las transforman, las representaciones del aspecto tecnológico presentes en la práctica cotidiana, el modelo se complementó con un análisis de los programas Edusat y Red Escolar. Los resultados permitieron orientar las acciones, así como diseñar nuevas estrategias de atención y capacitación para los docentes del sistema educativo nacional.

La Red Escolar desarrolló una página electrónica conteniendo cuatro grandes secciones: http://www.redesc.ilce.edu.mx:

1. Actividades Interactivas para el desarrollo de Proyectos colaborativos con alumnos y maestros de escuelas, así como para los Círculos de aprendizaje.
2. Biblioteca Digital, que ofrece libros y fuentes hemerográficas digitalizados, así como el acceso en línea a distintos acervos.
3. Capacitación, dedicada a los docentes.
4. Difusión y Apoyo donde se podía consultar información acerca de actividades de difusión científica y cultural que promovía la Red Escolar.

Red Escolar, aún en etapa de evaluación de sus aplicaciones piloto, empezó a extender el equipamiento a 72 escuelas primarias, 72 secundarias y 32 centros de maestros en la República Mexicana. Se diseñaron varios proyectos interactivos: Círculos de aprendizaje, Cubículos virtuales; Círculos de maestros, para promover el aprendizaje cooperativo y colaborativo.

En paralelo se puso al aire, a través la Red Edusat, una barra integrada por dos programas semanales, con el propósito de brindar asesoría técnico-pedagógica a los maestros, directores y autoridades educativas, sobre el funcionamiento de Red Escolar. En 1998 participaban ya 1,609 centros educativos.

Junto con la UNAM y la Internacional Society for Technology of Education (ISTE), el ILCE participó durante 1997 en la organización del Sexto Congreso Internacional sobre Telecomunicaciones y Multimedia en la Educación TELED´97, con sede en la ciudad de México. Haciendo uso del sistema de videoconferencia, se enlazaron las sedes y se compartieron las conferencias magistrales de especialistas de Canadá, Estados Unidos de América y México, este evento dio origen al primer Proyecto colaborativo en la Red Escolar denominado Mariposa monarca, cuyo trayecto migratorio unía a los tres países participantes. Este hecho marcó una línea de trabajo, e interacción entre maestros, estudiantes y la comunidad con temas complementarios al currículum escolar que fueron ampliamente aceptados.

Con el propósito de fomentar su uso en las escuelas, en ese año destacaron los concursos que realizó la Red Escolar para fomentar la lectura llamada Va de cuento y que alcanzó gran éxito. Para estimular las habilidades de investigación científica en ciencias naturales, surgió el concurso Acertijos Acertijos biológicos. Además, la Academia Mexicana de las Ciencias invitó a las escuelas participantes en la Red Escolar a la Competencia Cotorra, concurso de matemáticas para alumnos de primaria.

El proyecto se había dado a conocer en diversos programas de televisión, como por ejemplo, Contigo en la Red, que se transmitía en Edusat, y también a través de folletos, trípticos y carteles. En enero de 1999 apareció la publicación trimestral Red Escolar, con un tiraje de 15 mil ejemplares. Esta revista con periodicidad bimestral permitió promover el programa y difundir sus actividades entre los usuarios de la Red. Se editaron catorce números.

Red Escolar llegó a alojar más de 135 mil páginas y a recibir un promedio de ocho mil mensajes mensuales durante 2001, además de tener cerca de 320 mil visitas diarias. Para ese entonces, se había equipado a más de 10 mil centros educativos. Dentro del programa de capacitación a docentes la Red atendía anualmente y en la modalidad presencial, a un promedio de 10 mil profesores, además de otros ocho mil que recibían cursos en línea. Para 2001 la cifra total de docentes capacitados ascendió a más de 40 mil; en 2002 se agregaron otros siete mil profesores responsables del proyecto en las escuelas que se habían incorporado a la Red Escolar, además de los más de ocho mil maestros que fueron capacitado con cursos en línea.

En cuanto al equipamiento escolar, en 2001 la Unión de Empresarios para la Tecnología Educativa (UNETE) dotó con equipo a 668 instalaciones educativas con el objeto de fortalecer este programa; al año siguiente, hizo lo mismo con otros 439 planteles.

Continuando con la línea de informática educativa, a través de los años Red Escolar continuó consolidándose y ampliando su oferta, entre 2003 y 2007 se realizaron en promedio 40 nuevos proyectos colaborativos anualmente, los cuales se orientaron a temas curriculares en las disciplinas de ciencias naturales, geografía, historia, formación cívica y ética y educación artística.

En 2003, la Dirección General de Innovación Calidad y Organización de la SEP otorgó doce reconocimientos a los proyectos colaborativos y cursos en línea de Red Escolar, en el marco de la 2ª. Convocatoria de Prácticas Innovadoras (ILCE, 2003). Al año siguiente en Lima, Perú, se obtuvo el Premio Iberoamericano a la Excelencia Educativa 2004, otorgado por el Consejo Iberoamericano.

Desde su creación y hasta 2008, en Red Escolar se han atendido a 3’565,553 alumnos en los distintos proyectos. Recibe un promedio de 2’613,000 hits diarios en su página (que consta de más de ciento treinta y cinco mil archivos Web, y un promedio de doce mil mensajes de foros al mes). Hasta el 2008 se desarrollaron noventa y seis micrositios y setecientos noventa y ocho contenidos de acuerdo a la Reforma de la Educación Básica.

ILCE 1956-2009, Memoria Histórica
Capítulo VI

/>