.La gracia 
.de la democracia

Sesión 1
La apariencia como problema

¿Cómo me veo?


Patricia se levanta para ir a la secundaria, una vez más se ve frente al espejo y se siente muy gorda; su peso es muy aproximado al de las otras compañeras de la escuela, pero ella insiste en que pesa mucho más que las otras jóvenes y, que además, es mucho más fea porque su tono de piel es moreno y su estatura es baja; el hecho es que todos los demás, tanto hombres como mujeres, comparten esas últimas características físicas.
Patricia pasa mucho tiempo con sus amigas, comparten intereses y se cuentan sus intimidades, y ella siempre se queja de su apariencia. Ven revistas, se comparan con la artista de moda o con la actriz de la nueva telenovela. Patricia se siente muy mal cada vez que hablan sobre la figura o la estatura o el tono de la piel. Se siente peor cuando, por enésima vez, se da cuenta de que ella es muy diferente a las mujeres de las revistas. Un día leyó un artículo sobre una nueva crema que sirve para aclara el tono de la piel. Se sintió muy feliz al pensar que podía cambiar uno de sus "defectos"; pero la crema era muy cara y Patricia no pudo comprarla. Entonces decidió ahorrar para más adelante.
Sus amigas la escuchan, se ríen con ella porque creen que es una más de sus bromas. Patricia es un gran apoyo siempre que alguien se siente mal, pareciera que cuenta con todo el tiempo, el carácter y la fortaleza para consolar a los otros. Por eso sus amigas la escuchan durante tantos recreos, la ayudan a copiar recetas de dietas para adelgazar, que nunca son terminadas por la desesperación de Patricia: quiere adelgazar inmediatamente, y como no ve resultados, acaba por dejarlas a un lado.
Si la invitan a una fiesta, le pide a su mamá que la ayude a pintarse, a peinarse como vio en alguna parte. Pasan tiempo haciendo lo que Patricia pide, pero siempre acaba despintándose y haciéndose la cola de caballo de todos los días: nada le parece adecuado para ella. Todas las veces, de cualquier forma, se siente fea.
Como siente que nunca podrá terminar una dieta, ha decidido dejar de comer para ver si así cambia su figura. Si su mamá la regaña por dejar la comida durante varios días, Patricia se la come rápidamente. Se la come rápidamente para terminar pronto con el suplicio que implica comer. Poco después va al baño, sin que nadie se de cuenta, y vomita todo lo que comió.
Aunque su mamá ya le ha hecho composturas al uniforme porque ya le queda grande, Patricia insiste en que cada día gana más peso.
Patricia vive muy angustiada, porque no encuentra una salida para resolver su problema y sentirse bien consigo misma.

Cuando la apariencia es un problema


¿Con quién se identifican?